viernes, agosto 20, 2004

cine sordo

El alivio de quien,
rumbo a su casa,
conduce a mil por diez cuadras
detrás de la ambulancia
para finalmente
verla estacionarse
en la casa del vecino.

--

No hay comentarios.: