domingo, mayo 22, 2005

mauricio molina desde grecia

Entregado a la interrupción,
escribe esto:
“sobre el bar donde hubo alegría
construyeron la catedral
de todo lo que no me pertenece”.

--
Me envía un e-mail estilo:
"Chaves, antes te preocupaba la muerte,
ahora el sobrepeso".

--
Mi cerebro, sospecho,
es un órgano autónomo
seducido por la frivolidad.

--

No hay comentarios.: