miércoles, enero 11, 2006

tarjetas del protofascismo tropical II

-Terminal del Atlántico Jueves 5 p.m. Seguido por nubes casi imperceptibles (las más tóxicas) de monóxido de carbono, sale nuestro bus con destino a Puerto Viejo. Dormido gran parte del trayecto, entregado a las bondades del clonazepán, sólo recuerdo el olor de los muslitos Pipasa consumidos minuciosamente hasta el hueso por la pareja de adelante.
-Como es Puerto Viejo y como todos los que regresaron a San José el día antes juraban sol radiante en cielo sin nubes, bajamos primeros del bus y el pie que pisa suelo limonense es el que activa las compuertas del inevitable temporal costeño.
-De noche en Stanford, frente a la playa, bailamos en chancletas los hits de la banda sonora del subdesarrollo. Bailan los josefinos, los liguistas, los locales, los surfos del lugar, los surfos extranjeros (tan poco útiles fuera del mar), hasta los botes anclados a pocos metros parecen llevar el ritmo 2x4. Bailamos todos menos la gorda adolescente de la barra. A esa nadie la invita.
-Es cierto que el sueño de un terrenito en la playa lo enterramos junto con la clase media hace ya un par de décadas Pero ¿un desayuno de U$S 5 per cápita en el pequeño hotel que empieza a perder el pulso con la selva: cinco dólares por café, jugo, pan y frutas?
-Caminata de Puerto Viejo a Cocles por la playa desierta. Cable a tierra. Nos cruzamos con una tortuga que, a la velocidad de la evolución, entra de nuevo al Caribe, al Atlántico, al mar de las canciones simples, los ahogados y los peces. Entonces llueve otra vez y nos resignamos a una tarde fotos en el cuarto del hotel.
-En el viaje de vuelta: 85% gringos en el bus. Gringos adolescentes que hablan de sus viajes filantrópicos por Sudáfrica, Malasia y Centroamérica; camisetas de los gringos con logos de asociaciones evangélicas; gringos enchufados a sus iPods dormidos sobre el hombro de otros gringos; gringos tirando basura orgánica por las ventanillas. Turismo de cuarta. Y es por este turismo de cuarta que ahora pagamos cinco dólares por un desayuno cualquiera.
-Las ventanas del hotel daban al mar. ¿Por qué las dejamos cerradas en la sesión de fotos?
--

14 comentarios:

xtian dijo...

yo también las habría dejados cerradas.

$5 extra por vista al mar de los ahogados.

Sergio dijo...

Como hemos cambiado, que lejos ha quedado, otra playa más...

medea dijo...

y si le sumamos la mala actitud hacia el turista nacional de muchos hoteles... $5 cuánta comida compran en el super? Cuántos patís y plantintá?

godiva dijo...

estuvimos el mismo fin de semana!

Charlotte dijo...

el clonazepán, en su versión local, rivotril, es el mejor amigo del viajero aéreo fóbico. como y, debería agregar...

Rigo dijo...

YO le anduve cerca a Puerto Viejo durante el finde...año. Es sensible sentirse un poco ajeno entre tanto inversionista. Puerto Viejo...con su distancia, llega a parecerse a Monteverde...mucho carro, mucha gente, mucha bulla, mucho alboroto...menos droga para todos. Manzanillo en cambio, está a más de 10 km del tentáculo de nosotros mismo y de los otros mismos...aquellos, ellos, ellas y todos.
Solo que yo si tuve mucho sol...todo el sol.

tetrabrik dijo...

xtin, sergio, godiva, medea, rigo: ustedes conocen esas lluvias bíblicas, ustedes conocen a esos turistas de los que hablo, ustedes vieron a la misma tortuga

charlotte: conozco bien esa versión local del sur, el rivotril, el "rivo" para los amigos

march dijo...

el de atrás se llama Juan de Dios y es músico de la misma banda. El otro, el de la e-book me elogió las botas. Unos días más tarde lo crucé en Niceto, con mis botas pero... Al día siguiente volvían (todos, uno con lentes y peinado muy chaves) a euskade.
por acá se te extraña. beso

blogworkorange dijo...

Aquí quedan pocas playas sin el all inclusive que hace que los alemanes se despierten a las 6 de la mañana a comer waffles con huevos revueltos como si no hubiera mañana.

lamortaja dijo...

Si vas a pagar por un desayuno de $5 en Pto Viejo, que sea en Pan Pay!

lengua ensangrentada dijo...

Pues yo estuve ahí también, pero, gracias a desayuno en puesto de una Alemana casi, casi salgo en La Extra.

Muerte accidental por causa de un objeto punzante de origen no muy claro, tal vez un vidrio o plástico . Pero de que estuve a punto de morir trágicamente, estuve.

Muere mujer en Puerto Viejo por lengua desangrada. Días Soleados.

tetrabrik dijo...

gore

Anónimo dijo...

vemsraiSi van a Guanacaste se quejan, si van a Puerto Viejo tambien.
Si los locales cobran 5 dolares por un desayuno despues de anos de pobreza y de pocos visitantes costarricenses, pues entonces que le cobren a los gringos, los europeos, o a los de San Jose, que antes nunca se acordaron de Pto Viejo.
Lo de la tortuga, por lo menos la pudo ver, y lo de la ventana cerrada, que mal que no sabe apreciar un buen aguacero de Puerto Viejo.
Me parece que la proxima vez tendra que irse a Miami.

tetrabrik dijo...

cuáles locales?