martes, agosto 29, 2006

leche vaqera, otra vez

En medio del primer concierto de Leche Vaqera me acerqué a Beto para decirle que tenía que escribir algo acerca de lo que estábamos presenciando. Pasaron los días y en mi cabeza fui armando una versión de lo que quería decir acerca de la música de Pauly. Escribí bocetos a los que después le daba delete mental y empezaba de nuevo. Finalmente, un par de noches atrás me senté a teclear. Cuando intenté hablar de su trabajo terminé escribiendo un texto acerca de mi relación con la música en general, sobre todo del momento, a los 8 años, en que por primera vez me sentí sacudido por una canción.

Traté luego de seguir con la idea inicial, ponerme el uniforme de crítico de música y hablar de cosas como la electricidad de sus acordes, la originalidad y riesgo de sus progresiones, la limpieza de las armonías, el octanaje de su interpretación. Todo lo que escribí me sonaba vacío, o peor, me sonaba a esos radios que de niño desarmaba para luego armar y sacudir y escuchar piezas sueltas adentro.

(sigue)

--

6 comentarios:

otromás dijo...

me pasa eso, hago lo que hago porque no hago música...qué cabronada del destino, casi siempre eso que hago queda corto...no llega a la música que ando en la cabeza

El Mauro dijo...

Bruno Porter es el único grupo que me vinculara con la escena rock de los 80 en Europa. Entonces salía un grupo nuevo por semana, la mayoría no sobrevivía una temporada, la mayoría no eran muy buenos, pocos sabían tocar, pero eran pura energía, estaban para tocar no para dar lecciones.
Bruno Porter si tocaban y eran rockeros genuinos que se sabían parar adentro y afuera de su música...Tengo que ir a ver a esta leche vaqera

itzpapalotl dijo...

yo también quiero ver a la vaca. pero las entradas se agotan.

ntaix dijo...

jueputa.

grupy dijo...

Luis, vos que los conocés, proponeles un chivo en un lugar como el Lawrence Olivier, donde no lleguen gringos ruidosos con las chavalitas del Rey... Que lástima el Jazz Café!

clara dijo...

más leche por favor. el teatro de calle 15 no está mal pero no se la juegan con el sonido, tiene unos amplificadores de cuando yo era virge.
lindo luis