domingo, octubre 01, 2006

El olor de uniformes rojiamarillos lavados y secados al sol

Del Eladio Rosabal Cordero tengo el zacate muy verde y recién cortado que pisé con emoción a los ocho: mis vacaciones en un club de fútbol. Tengo la cancha de afuera, donde hoy está el Palacio de los Deportes, en cuya tierra dura como hormigón, aún niño, desbordé por el medio, recibí un pase magistral de Chupeta, enfrenté al portero y rematé con alma, vida y corazón pero con la derecha, la de palo, y la puse en el ángulo del marco de la escuela Moya, en la otra cuadra. También unas finales, ya remotas, con graderías a reventar. El Club Sport Herediano de Julio Gómez, de Nilton Nóbrega y del único portero con nombre de poeta isabelino: Edmond Gladstone Clark. El de Chaco Sasso. Finales de una euforia rojiamarilla tan grande como las banderas que se extendían de sol a sombra. Tengo eso y una tarde dominical del 2003 en que, después de convencerlo, fuimos con papá a ver Herediano vs. Cartaginés. sigue

--

8 comentarios:

itzpapalotl dijo...

Debería felicitarte por el empate? No sé cuál es el protocolo con los heredianos. ;)

Fó León dijo...

de mis textos favoritos por muchas razones. claramente mi relación con mi tata, y mis observaciones de la sabiduría de mi bisabuela son factores importantes. la otra es vivir frente al Estadio de Heredia entre 1986 y 1992, y sufrir cada derrota y celebrar cada gane.

siempre ha sido mi forma de introducir a gente cercana a tu brete. creo que lo he enviado por correo más veces que cualquier otro texto.

no sé quién dijo...

No era esa también la época de Carlos Nicanor Toppings Toppings?

Ese y el de Nilton Nóbrega son nombres con propiedades adhesivas que ni el resistol 5000.

tetrabrik dijo...

itz, para el herediano, todo empate es gane. así de trsite. yo fui al estadio ayer a ver el "clásico del buen fútbol". bolsa de pati a 250.
fo, un éxito haber vivido frente al estadio.
no sé quién, esa misma época.

tetrabrik dijo...

gracias, fo.

tierrablanca dijo...

Yo soy morado!! y sufrí esos últimos 5 minutos (árbitro vendido jajaja) El texto me encantó Luis.

Maria dijo...

Puta... me recordaste a mi infancia un monton, la escuela, el pala y a la unica vez que fui al estadio con mi pa y hermanos... casi lloro pero me acorde que tambien soy cartaga.

Romerix dijo...

¿Qué se puede decir? A mí también me llegó por el asunto de mi relación con mi papá. Curiosamente el domingo antepasado lo invité a ir al estadio a ver Heredia-Puntarenas (1-2) y son de esas ocasiones de cercanía, de compartir los dos un rato agradable por el momento aunque decepcionante por el resultado jeje.

Excelente el artículo/post. Saludos.