lunes, octubre 30, 2006

chope la sigue rompiendo

Tengo que confesar que a Chope no le prendíamos velas hace rato. Pero parece que anda con las boquillas abiertas y repartiendo alegría en la hermosa ciudad de Rosario. Salud, Santiago (gracias por el link); salud, Helder.

--

vacas

Uno nunca sabe cuando necesitará matar media hora en la oficina. El arte de la nimiedad.

--

jueves, octubre 26, 2006

ping pong

Qué bien nos tratan los quisqueyanos. El último número de la Revista Ping Pong nos invitó a pasar. Una joya además, versiones de Carver por el buen amigo León Félix Batista.

--

sábado, octubre 21, 2006

libros del sur

Vía Llach nos enteramos del nuevo sitio web de la editorial Gog y Magog. A Costa Rica trajimos parte de la colección, se consigue en la librería Claraluna (250 norte Antiguo Banco Anglo, San Pedro).

A leer, che.

--

lunes, octubre 16, 2006

viernes, octubre 13, 2006

Festival privado

Me contaba un arquitecto a quien entrevisté que, meses atrás, un periodista le había preguntado por el cine. Él contestó, "sí, me gusta ir al cine". El periodista publicó, "es amante del séptimo arte".

Esto salió hace un par de años. Va de nuevo.

Festival privado

Por principio general, no salgo los fines de semana. Lo mío es de lunes a jueves. Con disciplina de monje zen, trato de cumplir lo que ha llegado a convertirse en el sagrado sacramento de mi vida social. Por eso, las noches de viernes y sábado las dedico a ver películas en video, al estado contemplativo-vegetativo y/o la navegación virtual. O una combinación de las anteriores.

El viernes pasado decidí chinearme un poco. Qué mejor idea que una velada con el top 3 de mis películas favoritas de todos los tiempos. La selección fue ardua. El miércoles empecé con una lista de diez que ya para el jueves se vio reducida a cinco. Luego, por medio de un complejo sistema de voto secreto unipersonal, restringí la lista a los mejores tres largometrajes de mi vida. En orden cronológico: Operación Dragón, Rocky III y El Karate Kid. sigue

--

miércoles, octubre 04, 2006

miss pumarol

Costa Brava Parade

A los nueve años perdí en el concurso de belleza
Que hacíamos todos los veranos en Costa Brava.
Esa vez ganó Fedor, con un vestido de lazos verdes.
Claro que las muchachas no estaban contentas
Pero cada vez que se abrían las sábanas para el desfile
Era a nosotros a quienes aplaudían.
Eddy Bobea duró tres días sin quitarse el blower
Que le valió el premio de miss simpatía.
Rafaelito nunca más fue visto en pantalones.
Don Américo recogió a sus hijos y se fue indignado
Diciendo que aquello era inaceptable
Que era un robo que Sheila Karina no ganara.
Como en todos los concursos de belleza
recibimos aplausos y lágrimas
corona y ramo para el primer lugar
Y una papeleta de cien pesos que puso Don Radhamés
Y que gastamos esa misma tarde en Julissa.
Fue la última vez que se celebró el concurso
los siguientes veranos cada cual se iba a su campo:
San Francisco, Jarabacoa, Moca o Higüey
O lo metían en un campamento en la capital.


(sirviendo shots de ron dominicano, el bartender)

--

lunes, octubre 02, 2006

domingo, octubre 01, 2006

El olor de uniformes rojiamarillos lavados y secados al sol

Del Eladio Rosabal Cordero tengo el zacate muy verde y recién cortado que pisé con emoción a los ocho: mis vacaciones en un club de fútbol. Tengo la cancha de afuera, donde hoy está el Palacio de los Deportes, en cuya tierra dura como hormigón, aún niño, desbordé por el medio, recibí un pase magistral de Chupeta, enfrenté al portero y rematé con alma, vida y corazón pero con la derecha, la de palo, y la puse en el ángulo del marco de la escuela Moya, en la otra cuadra. También unas finales, ya remotas, con graderías a reventar. El Club Sport Herediano de Julio Gómez, de Nilton Nóbrega y del único portero con nombre de poeta isabelino: Edmond Gladstone Clark. El de Chaco Sasso. Finales de una euforia rojiamarilla tan grande como las banderas que se extendían de sol a sombra. Tengo eso y una tarde dominical del 2003 en que, después de convencerlo, fuimos con papá a ver Herediano vs. Cartaginés. sigue

--