miércoles, octubre 17, 2007

wichy nogueras

The Raven

Aquella tarde yo estaba solo.
Tocaron a la puerta. Abrí:
no había nadie, no entró
volando un cuervo ni nada.

--

3 comentarios:

Literófilo dijo...

uh?

ch|o dijo...

while I pondered, weak and weary...

Anónimo dijo...

hay un poema
que me dura ya 34 años