lunes, diciembre 17, 2007

buena voluntad

Comimos conejo, comemos tamal de chancho como chanchos, estamos pompeados de vitamina CH, huele a manzana confitada, a algodón de azúcar, a boñiga, a columnistas soplamuflas hincados ante el portal de Lindora, a los colores primarios del glorioso Campeón. La intenciones del año nuevo me las cobraron en el cierre fiscal. La promesa que nos hicimos está envuelta en hoja de plátano, iluminada intermitentemente por series made in China. Íbamos para otro lugar, llegamos aquí. Queda decir, a la manera de aquel viejo: el que quiera quedarse, que no se vaya.


(En otro lado, la derecha y la belleza juntas, como corresponde.)

--

14 comentarios:

xtian dijo...

sólo me falta el conejo.

mr. bob dijo...

Mierda. Yo breteo en Lindora :S

Anónimo dijo...

mae, ¿cuándo le va a salir algo mal a Sarko???!?!??

itzpapalotl dijo...

un herediano con esperanzas navideñas, made in china. Juan milion dolars para terminar con esas cortinas tan polas? Que llegués para donde vas pues.

Juan Murillo dijo...

Me acordaste de un conejo que tuvo mi hermana de mascota y que mi papa le adviritió que sería parte de la cena de Navidad. No lo cenamos en Navidad, pero sí desapareció de forma misteriosa un par de dias antes de una paella.

Por otra parte, el tamal es el epicentro cultural del costarricense, cuando estás lejos y no lo tenés te produce los síntomas del sindrome de abstinencia (lo cual tambien ocurre cuando me enfrento con los tamales 'fat free' de mi tia)

De modo que paz a todos mientras haya tamales, visto que la buena voluntad no es fácil de determinar.

Julia Ardón dijo...

jajja...yo anduve viniando también con esa parejilla...por lo lindo que canta ella...que me mataba...pero ahora con ese novio...no sé...me caía mejor cuando andaba con Mick Jagger y la macha se enojaba toda.

jjaja

Por otro lado , las casas de Lindora, unas perdieron todo su valor, o al menos bastante...ahora el centro comercial nuevo da al patio de atrás de varias casas, que quedaron totalmente expuestas a las miradas de los curiosos que pasan por ahí...
y con tanto negocio por allí ahora quedaron como en medio de la avenida central, rarísimo...no sé...
salir de ahí en carro a cualquier hora se está haciendo problemático. Es raro todo.
Raro y efímero.

no sé quién dijo...

Ja, yo también vi las cortinas. Cartagos con aspiraciones? la jarana sale cara.

luis fer dijo...

y huele a aguinaldos comprometidos y vacaciones metidos en choza de fuerza, a cuesta de enero y 31 de downhill en la mesa con mantel plastico pilsen.

Amen.

Beto dijo...

Yo creeré en los milagros cuando campeonize el Cartaginés. O el Clú Por Rediano.

Tengo la dicha (¿o la desgracia?) de ganarme el sustento en un área que no se cansa de recordarme un día sí y otro también que no soy más que un subersivo infiltrado en el sistema, y que mi nombre y apellidos de piso de tierra me traicionan por más Chanel que me ponga encima.

Por dicha que existen los tamales para democratizar la gastronomía.

lazzio dijo...

costa rica?

pero acá hay algunas cosas argentinas, no?

sasso dijo...

ahí tenés a tu equipo chaves
la misma historia de siempre falta de huevos

Literófilo dijo...

felices fiestas mae!!!

Gustavo Adolfo Chaves dijo...

Felices tamales, Luis. Y un nuevo año lleno de higiene y calidad tetrabrik.

martín dijo...

Feliz año, Lucho. Te esperamos aquí con la barra brava

M.