viernes, marzo 23, 2007

el viejo rex

Soy un hombre sin ambiciones
Y con pocos amigos, totalmente incapaz
De ganarse la vida, que no
Rejuvenece, fugitivo de alguna condena.
Solitario, mal vestido, ¿qué importa?
A medianoche me preparo una taza
De vino blanco caliente y semillas de cardamomo.
En una rasgada bata gris y vieja boina,
Me siento en el frío a escribir poemas,
A dibujar desnudos en los arrugados márgenes,
A copular con quinceañeras
Ninfómanas de mi imaginación.


Kenneth Rexroth

(texto cortesía del vocal 1 del Taller de Belén)

--

viernes, marzo 16, 2007

no más palabras

El proyecto lo firman 24 de los 57 diputados de la Asamblea Legislativa de Costa Rica. Esto clausura cualquier discusión, cualquier debate. Que llegue pronto, por favor, la gripe aviar.

--

PROYECTO DE LEY

DECLARATORIA DEL SEÑORÍO DE JESUCRISTO
SOBRE COSTA RICA

Expediente Nº 15.483

ASAMBLEA LEGISLATIVA:

De todos es conocido que desde la fundación del mundo, la mano de Dios ha estado sobre la tierra. Con el libro de Génesis, desde pequeños nos enseñan que Dios es el único creador de cuanto existe. Con el poder de su palabra, él creó el cielo y la tierra, hizo que el mundo fuera un lugar habitable y lo pobló de seres vivientes. Además, quiso que el ser humano se distinguiera de los demás seres vivientes por su dignidad particular; ya que fue creado a la imagen y semejanza de Dios.

A través de la historia podemos ver su grandeza, su amor por nosotros llegó hasta el punto de darnos a su único hijo, para que tuviéramos la salvación por medio del sacrificio de JESUCRISTO, mediador de la nueva alianza.

JESUCRISTO, se ofreció como sacrificio sin mancha, se humilló a sí mismo, tomando forma de siervo hasta entregar su vida en una cruz. De esta forma, Jesucristo se constituyó en el salvador del mundo.

En estos tiempos cercanos a la celebración de la natividad, fecha en que recordamos el nacimiento del hijo de DIOS, albergado en el vientre de la Virgen María, por obra y gracia del Espíritu Santo, mujer escogida por Dios, inteligente y sabia que asumió la misión encomendada de ser la madre de JESÚS con gran valentía y humildad, consideramos propicio resaltar este hecho que cambió la historia de la humanidad.

Tal y como se consigna en las SAGRADAS ESCRITURAS en Isaías 9:6-7

“Porque nos ha dado un hijo, Dios nos ha dado un hijo, al cual se le ha concedido el poder de gobernar.
Y le darán estos nombres: Admirable en sus planes, Dios invencible, Padre eterno, Príncipe de la paz.
Se sentará en el trono de David; extenderá su poder real a todas partes y la paz no se acabará;
Su reinado quedará bien establecido, y sus bases serán la justicia y el derecho desde ahora y para siempre.
Esto lo hará el ardiente amor del Señor todopoderoso.”

El nacimiento de JESUCRISTO es más que un acontecimiento histórico, es algo que nos remite a reflexionar sobre sus obras, su vida y su entrega para con las personas sin importar su raza, color, procedencia, como muestra de ello, tenemos a los niños, a quienes en varias oportunidades puso como un claro ejemplo de sencillez de corazón y a quienes nunca rechazó.

JESUCRISTO no es un personaje histórico, en la actualidad podemos tomarlo como un modelo digno de imitar, sobre todo en estos tiempos en los que estamos bombardeados por una compleja problemática social:

1.- Violencia intrafamiliar: que la sufren en mayor medida los niños, las mujeres, las personas adultas mayores.
2.- Alcoholismo y drogadicción: que aqueja a gran parte de nuestra población, incluso niños y adolescentes.
3.- Corrupción e inseguridad ciudadana: que nuestro sistema político y administrativo no ha podido superar.

La persona de Jesucristo es el elemento de unidad nacional al ser los habitantes de este país en su inmensa mayoría cristianos.

Por todo lo anterior consideramos oportuno que en estas fechas exaltemos el nombre de JESUCRISTO como ejemplo a seguir y como Señor de Costa Rica, en toda la extensión de su territorio, aéreo, marítimo y terrestre.

La persona de Jesucristo une a toda la comunidad costarricense sin distingos, en torno a la celebración de su nacimiento y lo reconoce esta nación como El Salvador y Señor del mundo.

LA ASAMBLEA LEGISLATIVA DE LA REPÚBLICA DE COSTA RICA

DECRETA:
DECLARATORIA DEL SEÑORÍO DE JESUCRISTO
SOBRE COSTA RICA

ARTÍCULO ÚNICO.- Declárase al Señor Jesucristo como el Señor de Costa Rica.

Rige a partir de su publicación


--