martes, julio 31, 2007

cuestión de días

Abra, lea, recoja la peluca, llore.

--

dios es neoliberal

Fin de semana largo con dos bajas, Antonioni y Bergman ya no existen. O como leí en una necrológica el otro día en el periódico, NoRecuerdoElNombre "empezó su vida al lado del Señor".

--

viernes, julio 20, 2007

chau

1944 - 2007
--

all you love you need

(POSTALES ELÁSTICAS, PERECEDERAS, TRANSLÚCIDAS, SUPERPUESTAS E INTERCAMBIABLES)

- Las ventanas abiertas ayudan. El viento convierte las cabelleras en banderas negras que se mueven al ritmo de la música que escuchan. La mente en neutro, los árboles que pasan, el mediodía multiplicado en los techos de zinc, la canción que tararean desafinados, incompleta, hasta que llega a una palabra que reconocen y cantan en voz alta.

- De las vacaciones pasadas conservan, secretamente, una misma imagen: la joven de las trenzas, rubia, en bicicleta, una mano en el manubrio, la otra llevando el cigarro a sus labios. Vista desde atrás. Entre el borde de su miniseta y la cintura de su jeans, la franja de piel de una espalda bronceada cubierta por una fina película de vellos dorados. A los dos les gusta: a él porque le parece menor de dieciséis, a ella porque es bisexual.

- Del baño, precedidas por una neblina rápidamente disipada en el espacio abierto de la cocina, salen las dos continuando una conversación que había empezado en la ducha y que interrumpen para saludarlo. Una enfundada en un paño que le cubre el torso; la otra, ya seca y en pelotas, humectándose con crema los brazos, los hombros y la cornucopia de unas tetas que él contempla con estoica resignación.

- Ruedas de bicicleta, brillo de monedas, un pato en mitad del lago falso, torso de bailarinas, un caballo, recortes de un cielo sin nubes, postes de luz, el timbre de un teléfono que no se ve, materia rara que se derrite: un bosque bizarro, un bosque bizarro, un bosque.

- Alguien, alejándose, lleva un radio con noticias de un mundo que parece suspenderse a millones de años luz de este lugar, de este momento. Otros, acercándose y cruzando detrás de nuestras espaldas, prolongan una conversación que bien podría ser la nuestra. Y también, sí, el ladrido en cadena de los perros, las luces de las casas apagándose una a una, como por efecto dominó.

- Se puso el único traje de baño con el que se siente cómoda, ese que descubre la espalda atlética y pecosa. Atraviesa el jardín que a esta hora es regado por los rociadores. Cruza el caminito de piedras y se deja mojar por el spray mecánico que la alcanza hasta las pantorrillas. Sale a la playa, conducida más por los pensamientos que por los pies. Atrás, por la calle de lastre, pasa un carro dejando, como estela, la tonada pegadiza del hit del verano.

- Parqueados frente a su casa, la noche termina con un mae tratando de salir por la puerta del copiloto en un carro de cuatro puertas. Suena Clap Your Hands Say Yeah, suena el motor del auto, de afuera entra el olor del monóxido de carbono, de adentro sale el olor de una noche de semana prolongada a la fuerza, sostenida por respirador artificial, llevada hasta sus últimas consecuencias.

- Mas allá de las casas con camas destendidas, ahí donde el hombre es una puerta que ni cruje de vieja, ni abre, ni nada, ahí donde el recuerdo de tu voz es el calzoncito que dejabas escurriendo en la llave del baño, los sábados, los sábados.


(texto ad hoc para la inauguración de la pasada expo de Diego Vargas)

--

lunes, julio 09, 2007

santos de los últimos días

Una amiga me envía, vía correo prehistórico, el libro amarillo de Miranda July.

De la madrugada del sábado, borrosa por la bruma del Flor de Caña, la imagen de C. y el señor K, de pie, alrededor de la mesa, hablando en lenguas.

Nieve sobre las casas de amigos que ya es hora de ver otra vez.

Una tarde dominical revisionista en el canal de cable del Army.

Ari me dice Chaves.

--

jueves, julio 05, 2007

american idol


















Se viene finde de nubes, lluvia y cobijas. Aquí una opción: paneo de novelistas gringos jóvenes. Los lectores bilingües van a este. (tip de LFG).

--

martes, julio 03, 2007

versus

Amos Oz contesta una pregunta y cada bando corre a elegir sus armas.

"Hay ciertos intelectuales europeos que creen que los países pobres tienen derecho a una cierta compensación moral. Yo no estoy de acuerdo. Los países pobres tienen derecho a obtener justicia, no a concesiones morales. Por eso pensar que hay dos tipos de ética, una que vale para los países ricos y otra -menos estricta- que rige para los países pobres, africanos, musulmanes..., es inadmisible, casi racista. Yo creo que nadie debería tener una disculpa moral."

--