sábado, enero 19, 2008

estado de las cosas

De un texto en la revista Letras Libres.

¿Qué lugar ocupa la poesía en la vida cotidiana? ¿Cómo le va ante competidores tan poderosos como el rock o el futbol? ¿Se transformará ante la masificación de los medios? José Emilio Pacheco analiza las múltiples paradojas de un género que, hoy día, es pura resistencia.

Aquí completo.

7 comentarios:

Juan Murillo dijo...

Se hace evidente lo siguiente del texto de Pacheco:

La poesía es un acto íntimo de comunicación que utiliza el lenguage de una manera inusual y que busca no la comprensión racional del lector (como la prosa) sino el disfrute sensual del lenguaje y la sintonía emocional.

Considerado lo anterior, no es posible compararla con la música rock, que busca siempre usar el lenguage (musical y escrito) mas común a todos lo cual tambien funciona muy bien en literatura comercial, de la cual se vende mucha.

La poesía ya no se hace, como se hizo antes, para la masa. Como dice Pacheco, ya no rima por lo que no puede leerla alguien sin pensar en lo que hace, ni memorizarla fácilmente. La lectura de poesía la mayoría de las veces ahora requiere un importante esfuerzo de parte del lector, un esfuerzo intelectual. La liberación de las exigencias formales también hace posible que más gente escriba sin tener que preocuparse de si su poesía cumple criterios de calidad.
En vista la anterior tiene necesariamente que haber mucha oferta (pues no hay barreras para entrar al gremio de los poetas) y poca demanda (pues hay muchas barreras para entrar al gremio de lectores de poesía).

Se imagina uno dos islas, en una miles de personas escriben mensajes que ponen en botellas y lanzan al mar, los mensajes son personales y no para cualquiera, la mayoria de las veces estan en clave. En la otra isla hay unos pocos heroes recogiendo de la playa las botellas, abriendolas para ver si traen un mensaje para ellos, batallando con la falta de claridad y los códigos secretos. Con el tiempo se descorazonan más lecotres y deciden buscar esa ínitma comunicación de otra forma, quizá en el carnaval que se lleva a cabo todas las noches en el pueblo. Conforme disminuyen los lectores las botellas tiradas al mar tienden a devolverse de modo que las terminan abriendo la misma gente que las tiro al mar. Los contenidos aveces les causa risa, a veces ira, y muy pocas veces, los conmueve. Cuando por fin leen un mensaje que creen para ellos y los conmueve renace la esperanza y redactan con renovadas fuerzas sus mensajes que tiran de nuevo al mar.

La verdad es esta: Un poeta que encuentra un lector en el cual su poesia tenga resonancia puede dar su propósito por cumplido.

Querer muchos lectores, miles de ellos, es ya un propósito que requiere una revisión de los postulados del arte en su estado actual.

tetrabrik dijo...

me gustó eso de las islas y los maes que se pierden del carnaval del pueblo por estar abriendo potellas que llegan a la playa.

luis fer dijo...

Como dijo Monsivais ¨te exigen durante nueve horas en el trabajo. Lo único que querés es llegar a la pantalla del tele y no exigirle nada¨.

Hablando de exigencias, La casa de las revistas dejó de traer Letras Libres desde hace 4 meses. Y ya no más.

Literófilo dijo...

Pues si que si, como no.

Juan Murillo dijo...

En tu caso, Luis, y afortunadamente para todos nosotros, vos sos de los pocos maes que en las botellas mete invitaciónes al carnaval de la noche.

Alguien tiene que decirlo: más que literatura, esto es deforestación.

free mp3 downloads dijo...

great site. get paid to write and blog and promote at www.wyplanet.com
sign up today ,and reserve your name now! Time to get paid for your blog,your music,your mixes,your photos,your art!!

free music downloads

no sé quién dijo...

La poesía como forma de vida, será algo que se puede entrenar?
Y si se pudiera, necesariamente involucraría un componente de palabra escrita?
Hace tiempo que trato de entender si es así.