miércoles, enero 16, 2008

y nadie confunda vaguear en la sierra con vivir en el campo

El la licuadora de estos días: una mudanza al departamento al que llegué hace 5 años (la china del chino me saludó como si nunca me hubiera ido); 42 grados en un monoambiente en Charlone; un viernes de 48 horas enfrentado a La Más Fea; cigarrillos dulces en una terraza de La Paternal y posterior descenso a mi superhéroe patentado: Sintoman; Fer, para siempre, comprando papas tostadas en el kiosco; un recuento de los Hechos de los Apóstoles en la librería de amigos.

--

Qué leemos en medio del calor: Las afueras, de Paula Peyseré. Aceite invierno de Garamona. Y refresca.

--

1 comentario:

perroazul dijo...

pero estás de viaje o de lectura, muchacho?

leé después, ahora tomá fotos.