lunes, septiembre 01, 2008

sparring

Debajo de la cabeza de cartón piedra de Óscar Arias, está Henry El Oso Sáenz. Se mueve en un cuadrilátero caricaturizado. Debajo de la cabeza del contrincante, su archienemigo Ottón Solís, hay otro boxeador contratado para el comercial de televisión que financia el movimiento del Sí al TLC. En el comercial, como en el posterior resultado del histórico referéndum, Arias gana el combate. El Oso Sáenz, sin embargo, nos cuenta una anécdota poco conocida: en la filmación del spot publicitario, en uno de los ensayos, el monigote tripulado de Ottón Solís le pegó más fuerte de la cuenta y le abrió una ceja. Así que debajo de aquella cabezota orejona triunfadora, había un tipo sangrando. Un sparring. (sigue)

--

4 comentarios:

Julia dijo...

nocaut!, no del boxeador , sino del escritor.

www.lafotosaliomovida.com dijo...

Ya no quiero más derechazos.

Anita dijo...

Sparring Sparring Sparring Sparring es mi palabra del día. Bella, bella!

Qué texto todo!

Besos!

tetrabrik dijo...

gracias julia, sergio, anita. salú