sábado, octubre 04, 2008

barney

Borges decía que otro decía que Santayana "cree que no hay Dios y que la Virgen es la madre de Dios".

Mi buen amigo Ernesto R. sostiene que un agnóstico es un ateo sin huevos para decirlo.

Julian Barnes, más cerca de la muerte (en términos estadísticos), empieza a ponerse de rodillas.

--

12 comentarios:

kumar ineproc dijo...

"In the gardens of Seville I once heard, coming through the tangle of palms and orange trees, a trebel voice of a pupil in the thoelogical seminary, crying to his playmate; "You booby! of course angels have a more perfect nature than men." With this black and red cossock that child had put on dialectic; he was playing the game of dogma an dreaming in words, an was insensible to the scent of violets that filled the air" (Scepticism and Animal Faith)

Tomás dijo...

Coincido con tu amigo Ernesto R.

tetrabrik dijo...

saludos, tomás

roberto, está aquella otra cuyo nombre suena muy parecido: djuna barnes.

tarea: buscarla

Gustavo Adolfo Chaves dijo...

Para mí que Barnes quiere hacer de medio justo en la polémica actual sobre religiones, como opción ante Dawkins o Hitchens, y antes de que Martin Amis se le vaya arriba. También coincido con Ernesto... la vara es que en estos tiempos New Age decir que uno es agnóstico es mucho más sexy que decirse ateo, porque así te podés echar una parla pseudo-orientalista y conseguirte un acostón o algo. Un ateo suena como alguien demasiado carepicha para siquiera considerar darle un beso... Eso, creo yo, es la marca de Caín.

M.B. dijo...

Pues la verdad a mi nadie, hasta ahora, me ha preguntado si soy atea antes de darme un beso.
mmmm, es más, creo que el "carepicha" sería el que se niega a a dar un beso por esa razón.

Ana Beatriz dijo...

obviamente le hace falta una buena dosis de Eros a Barnes, pobre!

Nimio dijo...

esto se parece a aquella cínica definición que dice =

´un arquitecto es alguien que no fue lo suficientemente macho para ser ingeniero, ni lo suficientemente maricón para ser decorador de interiores.´

Juan Murillo dijo...

No, en realidad el agnostico es el que cuando apuesta a la ruleta pone en rojo y pone en negro porque le gusta ir a la segura. Es la estrategia pascalina. Los ateos, por otro lado, cada día se parecen más a los evangélicos.

Cesar M dijo...

A mi si me negaron un beso por ateo, mejor me quedo callado y luego...confieso

Ana Beatriz dijo...

Juan, en qué nos parecemos más? Uy qué miedo!
César, la que se tendría que confesar es la persona que te negó el beso, no se merece el paraíso.

Asterión dijo...

Yo soy un agnóstico convencido. No sé de qué, pero convencido.

Saludos.

Nota: eso nos pasa a los agnósticos, nos equivocamos de ventana de comentarios.

Juan Murillo dijo...

AB: me refería por supuesto a los nuevos ateos fundamentalistas y evangelizantes a quienes bien podría llamarseles predicadores.

PS. Yo también soy ateo.