viernes, mayo 01, 2009

LFC

Entonces una tarde se lee un pasaje del trabajo de doctorado en medicina (1924) de Céline:

"No hay nada gratis en este bajo mundo. Todo se expía, tanto el bien como el mal, todo se paga tarde o temprano. El bien, naturalmente, resulta mucho más caro."

Luego se enciende la tele para ver en Repretel a un graduado de periodismo hablar de la "influencia porcina".

Todo cierra.

--

4 comentarios:

Sentenciero dijo...

Bueno,las plagas trascienden épocas, y lo oscuro de una lengua nacida de la basura para la grandeza puede continuar con una lengua nacida del ridículo para la ignorancia.

Gustavo Adolfo Chaves dijo...

Por dicha don Louis-Ferdinand no se llamaba Karl-Friedrich...

En realidad, la culpa es tuya por mirar Repretel.

Anónimo dijo...

Jajajajajaja!!!!

C.A. Fallas dijo...

Mínimo el mérito de la creatividad, oing, oing, oing.