domingo, junio 20, 2010

apuntes 5 - el mundial

-Barrios, el argentino nacionalizado paraguayo, recibe en el borde del área grande y la filtra a Vera que viene desde atrás, encarrerado, y entre tres defensas eslovacos, recibe desde la izquierda, gira el torso para pegarle, cayéndose, con el borde exterior de la derecha. Gol. Golazo. De esos que queremos ver.

-Luego nada, la misma tónica de esta Copa. Un fútbol inofensivo, de correr mucho hacia ningún lado, como correr por correr, un jogging rápido e inútil. Hasta el gol de jugada de balón parado de Riveros, no pasaba nada. Después tampoco.

-Lo mejor del fútbol centroamericano es Carlos Batres. Un árbitro.

-Italia empata a uno con la selección que para los entendidos iba a ocupar el último lugar del Mundial. El gol de Smeltz al 7" agarró a los italianos con los pantalones abajo. Creo que también a los neozelandeses. Italia dejó el catenaccio para después, obligada a buscar el empate. Centro al área de Nueva Zelanda, Smith le pone el prendedor a la camisa de De Rossi que cae en dentro del área, se levanta la bandera amarilla, Batres pita penal y se acerca corriendo, tantea el menudo en el bolsillo derecho, pero ahí no está, busca la tarjeta en la bolsa de la camisa y sí, amarilla para Smith. Iaquinta empata al 28. Luego nada, para variar. Un par de ocasiones de peligro para cada equipo. Y a otra cosa farfalla.

-Brasil 3 - Costa de Marfil 1. ¿Vimos jugar al campeón? Nada dice que no. Aclaro que en tetrabrik nos inclinábamos por Costa de Marfil y celebramos que Drogba se llevara a casa otro gol en un Mundial. Pero al César lo que es de Brasil y otra vez, a media máquina, los brasileros le pasan por encima al rival. Los marfileños salieron con la motosierra y el peor arbitraje hasta ahora, Francia envió una selección de segunda y un árbitro de tercera, expulsa a Kaká (que es como un monaguillo) y deja en la cancha al marfileño Tiote que quizás dejó inválido a Elano. Luis Fabiano (un pepinazo y otro que fue: mano, sombrero, mano, sombrero, gol) es como un Adriano alfabetizado. Una pesadilla para cualquier defensa. Brasil ahora, lo que nunca hacía, defiende. Simon Kuper decía que Brasil se pasó de la poesía a la prosa. Puede ser, qué importa.

--

4 comentarios:

s dijo...

mae, en estos tiempos de desempleo, me entretiene más leer el blog que ver las mejengas...

...a menos de que sea el minuto 90 y los italianos se estén quitando la camisa...

justiciapoética dijo...

Buen relato, amigo, de algunos de los aconteceres de esta Copa Grande. Hay frialdad en el ambiente porque no se ven figuras osadas como lo fue David Villa, el niño Torres... en la pasada Eurocopa de hace dos años. Hoy veo otro futbol. No sé si a causa de las mentadas bubucelas. Creo, la cancha es un campo de trabajo, nadie sometido a ese suplicio de ruido constante puede hacer nada genial. En mi caso, quedaría postrado en medio campo.

Anónimo dijo...

Ya no hace falta ver ese mundial, mejor leer los resúmenes de Chaves. Igual pongo a enfriar las birras a partir de los cuartos de final.
César.

tetas falsas dijo...

Cursilería mediante, sin ti no hay mundial, je