miércoles, junio 23, 2010

apuntes 8 - el mundial

-Como en los chistes de las dos noticias, primero el partido malo. Inglaterra 1- Eslovenia 0. Los ingleses, el equipo emo, ganaron con gol de Defoe (me cae bien, si no le falta un diente, parece) a los eslovenos que en el lugar del corazón hoy llevaban una esponja o una piedra pómez. Jugaron pensando en que EE.UU. empataba. Si tuvieran bolsas las pantalonetas, se les hubiera visto el ábaco. Inglaterra pasa a octavos con un fútbol atolondrado, sin la chispa de los equipos de la Premier, los de reacciones explosivas, pases precisos de 40 metros, centros dañinos. Nada de eso. Salvo para el gol solitario de Defoe, que fue la típica jugada de rompimiento inglesa. Rooney fue un poco el Messi de Argentina-Grecia, por lo menos en lo que a oportunidades se refiere. Lo mató la ansiedad. Capello, que tampoco celebró hoy, tendría que tener un botiquín con clonazepán. Lo peor de todo, en ese partido pobre jugaban los que iban a pasar a octavos. Inglaterra lo sabía, Eslovenia quería el pitazo final. Lo que nos lleva a

-El partido bueno. El primer tiempo vi en la tele el de Inglaterra y en la compu el de EE.UU. El segundo tiempo, al contrario. Esperé demasiado para pasarme al partido de sangre caliente. Ya lo dije también, EE.UU. tiene la actitud que no tiene ningún equipo de Concacaf. Ninguno. Y en días como hoy, además de actitud tiene la disciplina táctica que, bueno, es mandarín avanzado para cualquier centroamericano. Un partido que dominó de cabo a rabo y en el que a pesar de ver cómo se les escapaba el Mundial, no descuidaron el orden de la línea defensiva, no permitieron sorpresas de contragolpe. Yo soy un pesimista crónico. Al 65", viendo cómo fallaban una y otra vez Altidore, Hércules Gómez, Dempsey, sabiendo que les habían anulado el segundo gol legítimo del Mundial, pensé que lo que venía era el gol de Algeria, incluso me dije "se lo merecen, por perder tantos goles". A esta altura, además, ya estaba sentado entre la hinchada gringa, totalmente, cara pintada, sombrero Tío Sam. Yo, que no puedo entrar a ese país de otro modo que no sea ilegal. Pero no, eso no pensaban los yanquis, no habían pitado el final. En el primer minuto de reposición, cuando parecía la suerte echada, cuando los pesimistas ya estamos en otra cosa, una última avanzada en grupo, desde atrás, de los gringos que llegan al área de Algeria, un tiro que rebota el portero Mbohli y queda en los pies de quién más que Landon Titán Titán Titán Donovan. Gol. Gol. Gol. Gol. ¡¡¡La puta madre!!! ¡¡¡¡Gooooolll!!!

-Eso, señores, es la razón por la que vemos el Mundial. Gente que saca fuerzas de no se sabe dónde, gente que le da importancia a algo que a todas luces no la tiene, gente que hace muy bien eso que hace. Gente que no conocemos, ni nos representa ni le importamos. Gente que nos pone a saltar y a llorar a miles de kilómetros de distancia. No tiene que ver con la FIFA, no tiene que ver con Adidas, no tiene que ver con Visa, ni con la prensa ni los agentes ni con toda esa basura que los orbita. Todo lo contrario, el fútbol sobrevive todavía a pesar de toda esa mierda. Sobrevive. Está vivo. Tiene algo de helénico, tiene algo de mito, de épico, tiene algo que no se entiende bien. Tiene algo que está en el corazón de todo lo que no tiene nombre.

-Hoy el experimento se llevó un paso más allá. Un ojo en la tele, el otro en la laptop, y en el brazo, alzada, Julia, de dos meses, viendo su primer Mundial.

**
-Serbia-Australia en Nelspruit, un partido que desveló a los ghaneses más que su encuentro contra Alemania. No creo que ninguna apuesta se inclinara por Australia. Y ahí está, Krasic y después Tosic (quien lo sustituyó) insistieron con velocidad por las puntas pero sin concretar. Los socceroos fueron ganando terreno y de pronto, en el 69" con el de cabeza de Cahill y el misil de Holman al 71", era Australia la que podía pasar si Alemania metía dos más a Ghana. Pero al 84" Pantelic aprovecha un mal rechazo de Schwarzer. Gol jabulani. Todos sacan la calculadora. Otro gol y Serbia avanzaría, sacando a Ghana del Mundial. Luego, los minutos finales en los que no llegó ese gol. A los serbios les faltó Landon Donovan. Y les sobró un árbitro que dejó pasar una mano en el área de los australianos. Australia 2- Serbia 1. Los dos para la casa.

-En Johannesburgo, Ghana, que jugó de igual a igual ante una selección alemana muy cautelosa, estuvo a punto de dejar a África sin representación en los octavos de final (considerando que Costa de Marfil depende de una aritmética improbable). En la banca, se veía a los suplentes ghaneses sumando y restando con cada anotación en Nelspruit. Ghana tiene un toque de balón seguro, la defensa nunca sale al reventón, busca tocarla, en el mediocampo tiene a Annan, un artesano fino y de mente rápida. Peeeeero. Son menos habilidosos de lo que creen. Tardan mucho en deshacerse del balón, se regodean, los terminan perdiendo. Esa confianza (injustificada) para el güeveo, es justamente lo que les falta para la definición. A la hora de los balazos, fallan. Asamoah, Ayew, Gyan, perdonaron demasiado. En cambio, el llamado no sin excesiva pomposidad "el Messi alemán", Mesut Oezil, perdonó una vez ante Gibson en la primera mitad. En el segundo tiempo, al 59", se desquitó con un zurdazo incandescente. Ghana, como Serbia, terminó el partido digitando. Pasan Alemania y Ghana, en ese orden.

--

4 comentarios:

Diego dijo...

La maquinaria tradicional se llena de textos impresentables y no queda más que fumárselos porque uno en estos días lee lo que sea. ¡La audiencia aplaude hasta al toro más flaco!

Mientras tanto, en el Salón de la Justicia, un espacio donde se habla de fútbol como se debe. Pasen esta mierda que hace falta compartir lo bueno. Gol de Donovan carajo, ¡Gol gringo y nosotros celebrando!

luis fer dijo...

la verga de sancho panza!!!!
Ese testo merece toda la gaveta de Tevez en la portada

martin dijo...

Excelentes crónicas Lucho! Cómo ves ese Arg-Mex?

tetrabrik dijo...

vi un buen titular en olé después del aprtido contra grecia

(foto del loco palermo festejando)

GRECIAS TOTALES

va a ser un buen partido duro. voy con argentina, por supuesto.