viernes, julio 02, 2010

apuntes 16 - el mundial

-El partido tenía unos minutos de haber empezado y le comenté a Mariajo que probablemente no había nada peor para un equipo que jugar contra Brasil cuando salía encendido. Decía eso y le anulaban un gol a Robinho. Al toque, mientras la saga de Holanda todavía no entraba en el partido, Felipe Melo, desde el centro de la cancha, metía un pase por el medio que los defensores holandeses valoraron como una locura, un tipo que le regalaba la bola al portero de ellos, siguieron la trayectoria girando el cuello y se dieron cuenta de que Melo no estaba loco y no le estaba regalando la bola a Stekelenburg, le estaba filtrando la jabulani a un Robinho ectoplásmico, un fantasma que salía de la nada, que corría a unos metros al lado del balón sólo tocándolo para dirigirlo al fondo de la red. Era el minuto 9, los brasileños no habían soltado el alicate y no iban a hacerlo hasta poco entrado el segundo tiempo.

-Nada era sorpresa hasta ahí. Ya habían vuelto del descanso, el segundo periodo había arrancado sin novedad. Entonces, Robben, que no había logrado tiros de peligro pero que tenía rato de sacarle faltas a la saga brasileña dunguiana de ¡¡siete!! logra el foul. Sneijder la bombea y Julio César, el mejor portero del mundo para los expertos decide salir mal el único día que no puede, y Felipe Melo, que segundos antes no imaginaba que sería uno de las peores jornadas de su vida, salta sin ver y cabecea en contra suyo, a favor de los neerlandeses. Minuto 8" de los segundos 45".

-Ese gol de portero o ese autogol de Felipe Melo fue un switch. El interruptor que apagó la samba. Se terminó la música como en las sillas musicales y Holanda estaba sentada. En un efecto casacada, Brasil se fue enredando en sus errores, los Holandeses vieron a un rival asustado y tomaron nota. Se apoderaron del balón y de la iniciativa y al 22", corner que Kuyt peina para atrás y Sneijder cabecea hacia adentro, hacia el nido de la canarinha. Y cayó el gigante. Se acabó la alegría brasilera. Felipe Melo se hizo expulsar sin pensar en su equipo. Dani Alves reclamaba al árbitro cada jugada. Kaká cayó en un pozo del que va a salir en varios días.

-De Holanda venía diciendo que creía dos cosas. Que estaban esperando verse obligados a jugar o que aquel fútbol de media máquina era todo lo que tenían. Hoy quedó todo muy claro. Holanda 2 - Brasil 1.

**
-Al mediodía, ya no me aguantaba nadie. Empezando por mí mismo. Las noticias de este país entreguista y pusilánime me siguen superando aún en medio del Mundial. Pero me senté a ver el partido para relajarme con 90 minutos de un deporte que habla bien de los seres humanos. Gran error. Digoxina, dónde estás.

-No vamos a decir que fue una demostración de buen fútbol. Fue, en cambio, una cátedra de coraje, un postgrado de voluntad. Las cumbres dramáticas de este partido, no son de este partido, fueron la representación de otra cosa, de algo mayor.

-Uruguay entró a ganar y para eso necesitaba la posesión de la jabulani. Sin pedir permiso se adueñó de ella los primeros 20/25". Todos los balones buscaban a sus hombres-lanza, Suárez y Forlán. La Celeste mostrando su mejor cara, la Celeste aguerrida, decidida a anotar. Pero no llegó el gol y Ghana, que ha ido mejorando su fútbol con cada partido, empezó con ese toque a veces corto, a veces no tanto, tejiendo desde la media cancha, con Annan inspirado, Asamoah Gyan en su elemento y Boateng dividiéndose entre limero y punta atornillador. Al final del primer tiempo, Ghana jugaba mejor y fue merecido ese movimiento de Muntari en media cancha sobre los segundos finales del minuto de reposición, buscando sin éxito a quién pasarla, volviendo hacia el centro, impulsándose a 35 metros del arco con un trallazo espectacular que tocó la red cuando sonó el pitazo final.

-Del descanso, Uruguay volvió como empezó el partido, decidido a anotar. Antes del 10" del complementario, Forlán se paraba frente a la pelota, medía mentalmente la velociad y dirección del viento y disparaba una hiperbólica sobre la barrera. Golazo de Il miglior fabbro. Ghana, herida, respondió hasta donde pudo. Pero las cartas decían que les tocaban sus segundos tiempos extra en este Mundial. El sino ghanés y el sufrimiento uruguayo. Dos equipos respirando del tercer pulmón. Sobre el final del tercer minuto de reposición del segundo tiempo del tiempo suplementario (falta el aire solo de decirlo), mejor dicho, en la última jugada del partido antes de la ruleta rusa, en un balón bombeado al área chica uruguaya, con prácticamente 20 jugadores metidos allí, un cabeceo de Ghana rebotado por Victorino, otro cabeceo de Ghana que recibe Suárez, parado en la línea de gol, y que en nanosegundos decide lo que se puede comparar con tener que elegir entre dos hijos, y eligió bien: tapó como portero sacrificando su pellejo. Roja y penal. Suárez le había dado unos segundos más de vida en el Mundial a Uruguay. Gyan, el artillero, que ya había anotado por penal en este torneo, le pegó con potencia y la pasó por encima. Suárez le había dado unos minutos más de vida en el Mundial a Uruguay.

-En la ronda de penaltis, Ghana falló dos veces seguidas y quedó en la derecha de Abreu, el otro loco, el tocayo de Palermo, el honor de volver a semifinales de nuevo, después de 40 años. Abreu definió con una clase reservada para los grandes. Uruguay, que sabe sufrir, pero que también sabe esperar, está otra vez entre los mejores 4 equipos del mundo.

-Mención aparte el caso de Forlán y Suárez. Hasta ahora, los únicos dos jugadores del Mundial de los que se esperaba mucho y han cumplido. Si no más.

-Para mí ya es tarde. Voy pa'l sobre. Mañana, desayuno de campeones: Quilmes fría a las 8 am.

--

5 comentarios:

Hincha de poca fé dijo...

¡Que bosta si Alemania gana el mundial! ... se imaginan a esos tedescos sigifredos Lahn-miéndose su dichoso orgullo ario con olor a embutido rancio, y lo peor...
A Sebastian Lowe comiéndose los mocos antes de alzar la copa...nooo
¿se dan cuenta?
Luego la Bayer capaz que le manda unas pastillitas para los nervios del Diego sopretexto de que les sirven a los argentos que les gusta provocar al rival...como si ellos no fueran los toxicomanos mas grandes del mundo que se victimizan de primeros para predisponer al referee ...
no no y NO!
nota:
Schweinsteiger no es que estaba lesionado, es que se majó un pie cuando salía del Klose...

tetas falsas dijo...

En esta casa los alfajores, el mate y las medialunas pueden esperar.
Quilmes, salud Luisin!!!

justiciapoética dijo...

Como lo dije en un comentario atrás, aunque con diferentes palabras: Argentina no podrá pasarle a la aplanadora alemana. Mas en el futbol nada se puede pronosticar porque es más incierto que el clima.
Tímidamente siempre apostando por España. Hoy podríamos ver más claro el panorama. Abrazos.

justiciapoética dijo...

Ánimo poeta: de América nos quedan los dos que no eran favoritos para semifinales: Paraguay, Uruguay.

justiciapoética dijo...

...ahora solo Uruguay podrá salvarnos! Abrazos.