viernes, julio 16, 2010

en una casa de amherst

Mientras Emily paraba la oreja en su cuarto de arriba.

--

2 comentarios:

Alexánder Obando dijo...

Bello artículo. Devela misterios de mucha especulación durante mis años de estudiante, y además... ¡no se menciona para nada el futbol!

tetrabrik dijo...

jejej, ojo, álex, ojo