jueves, noviembre 04, 2010

maría montero aka diane arbus

Este poema se llama Diane Arbus.
No tiene otro nombre, no podría.
En realidad se llama así desde que nació y nadie elige lo que trae desde la cuna.
Tiene unos adjetivos que casi nunca sonríen y más bien parecen verbos, ojos imprudentes aún cuando están llenos de ceniza nocturna, pelo corto y arrugado como el cartón, abrigos de piel en viejas fotografías de su madre.

Este poema de nombre diane arbus a veces tiene frío y aprieta las manos con una fuerza que no le pertenece, que nadie diría que es suya, incluso en verano ofrece unos apretones que despiertan el pavor ajeno cuando hacen clic clic desde los trenes que cruzan de un lado a otro los suburbios.

Este poema vivió en parques inofensivos, en aceras monstruosas, en bailes de máscaras, en festejos de sonámbulos. Dio direcciones falsas y en varias ocasiones escapó de la vergüenza de no tener palabras.

Este poema cuyo nombre no es otro que Diane huele a las paredes de esas habitaciones que nadie visita, o muy poco, por miedo o por rencor, a espacios donde la luz no permanece y da vueltas y vueltas hasta estancarse y volverse densa como el polvo, a frascos de medicina para controlar la diabetes y la locura, a rapto, a falta de modales, a soledad, a carpa, a gasolina.
Este poema, es decir, Diane Arbus, vive de sus propios cuchillos, de sus propias heridas, de su propia carne sin espejos.

Así que no se sorprendan si en una de sus frases ven cosas que jamás imaginaron, como un enano aplastado por botellas de whisky, una sombra envuelta en sábanas blancas o alguna figura de dos caras inquieta por la fecha de expiración de sus boletos para el teatro.

No hagan exclamaciones ridículas no digan oh ah no respiren no respiren jamás se atrevan a respirar.


(del mail de María Montero directo a tetrabrik)

--

6 comentarios:

Asterión dijo...

No sé si María estará preparando nuevo poemario, pero por los avisos que nos venís dejando aquí, el asunto pinta muy bien.

Saludos

tetas falsas dijo...

será que como esa frase hecha de "vivir a través de", la Arbus se tiene su poltrona bien acomodada en María

agus dijo...

Me encanta Diane Arbus y ahora me encanta esta escritora!

luis fer dijo...

Este poema viajó en arbus 380 de taca

Beatrice dijo...

buenísimo, María. Gracias Luis por postearlo.

Anónimo dijo...

Malo.