jueves, febrero 06, 2014

el sueño de las antenas / horacio fiebelkorn / ed. vox

HOTEL ROOM

Mi padre esperaba en el cuarto del hotel.
Yo me demoraba en una disquería de la esquina.
Era verano en nuestras vacaciones de hombres solos.

Cuando subí a la habitación, el viejo me dijo:
"Acaban de robarme, nos quedamos sin nada".

Supe que no era verdad, porque mi padre
está muerto, y lo veía joven y flaco,
demasiado parecido a mí.

Así nos despedimos. En un sueño,
en un cuarto de hotel desconocido.


Horacio Fiebelkorn

No hay comentarios.: